Calle Virgen de la Paz, 4 - RONDA (Málaga)

Teléfono 952 87 11 33

PROBLEMAS CARDÍACOS Y EL OJO

Se dice que los ojos son el reflejo del alma y también pueden serlo de la salud del corazón. Un estudio realizado por un grupo de la Universidad de Copenhague en Dinamarca, ha detectado una relación entre la aparición de ciertas placas de grasa en los párpados y la presencia de enfermedades cardiacas. De ser así, este hallazgo podría ayudar a prevenir infartos.

Mucha gente puede entenderse tan solo al mirarse. Pero la mirada no es la única que habla. Los ojos también pueden dar señales sobre tu salud, ya que la aparición de unas pequeñas protuberancias amarillentas en los párpados  puede estar indicando que tienes problemas de corazón y ayudarnos a prevenir posibles infartos.

Técnicamente, estas placas son conocidas como xantelasmas y son, en pocas palabras, células cargadas de colesterol que se acumulan en la piel. Los xantomas, que son depósitos de grasas superficiales en la piel, pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, en especial el codo, las articulaciones, los tendones, las rodillas, las manos, los pies o los glúteos, y ser de diferentes tamaños. Cuando estas protuberancias aparecen en los parpados se dice que es un xantelasma palpebral.

Junto a estos, existe otro tipo de acumulación de lípidos (o grasas) en los ojos denominado arco corneal, que forma una especie de anillo blanquecino en el borde de la córnea. Como ambos indican depósitos de colesterol, han sido estudiados por distintos equipos de investigación con anterioridad, pero hasta el momento no había podido establecerse ninguna relación entre ellos y las patologías  cardiovasculares. Solo si se ha demostrado que el tener xantelasma se asocia con tener más posibilidad de sufrir un ataque cardiaco y desarrollar enfermedades de corazón, por tanto estarían avisando de esta situación y podrían ayudar a prevenir problemas en el futuro.

Pero no hay que esperar a que los ojos nos den una mala noticia, como que estás en riesgo de desarrollar un ataque al corazón; la opción más conveniente es mantener una dieta saludable acompañada de una rutina regular de ejercicios físicos. Y por supuesto ante cualquier síntoma extraño que encontremos ponernos en manos de especialista. Cuanto antes se trate una patología mejores resultados obtendremos.

Compartir en Redes Sociales