Publicado el Deja un comentario

¿QUÉ ES EL ENTROPIÓN?

El margen palpebral se invierte o se gira contra el globo ocular. La piel del margen palpebral y las pestañas rozan contra la córnea y la conjuntiva causando irritación y enrojecimiento. Existen cuatro tipos principales de entropión: involutivo, espásmico, cicatricial y marginal.

Suelen producirse por una contracción de los músculos del párpado, traumatismo, cicatrices o cirugías.

Los síntomas más frecuentes son disminución de la visión si la córnea está lesionada, lagrimeo excesivo, dolor o molestias en los ojos, irritación en los ojos, enrojecimiento, fotofobia y sensación de cuerpo extraño.

Las lesiones oculares hacen que se requiera un tratamiento urgente que evite complicaciones oculares. La resequedad y la irritación en el ojo pueden incrementar el riesgo de abrasiones corneales, úlceras corneales e infecciones oculares. Por tanto detectar la causa que provoca el entropión es clave para definir cuál es el mejor tratamiento posible según cada caso. El tratamiento más común es el uso de lágrimas artificiales, lentes de contacto como vendaje y en otros casos es la cirugía para corregir la posición de los párpados la mejor opción.

De manera que si nota que los párpados se invierten hacia dentro y tiene la sensación constante de que hay algo en el ojo, no dude en ponerse en manos de especialistas porque aunque no se puede prevenir si se puede detectar a tiempo y corregirse.

Publicado el Deja un comentario

¿QUÉ ES LA ACOMODACIÓN?

La acomodación es un cambio en la potencia dióptrica del ojo, que permite modificar su punto de enfoque con respecto a los objetos alejados y próximos, con la finalidad de formar y mantener imágenes claras en la retina.

El aumento y disminución de la potencia óptica del ojo, se consigue mediante el incremento o decremento en las curvaturas de las superficies anterior y posterior del cristalino y mediante el aumento o disminución en el grosor del mismo.

El sistema de acomodación del ojo está constituido por diferentes estructuras en el interior del ojo que incluye el cuerpo ciliar con sus músculos ciliares, la coroides y las fibras zonulares, que constituyen los elementos suspensorios del cristalino.

El mecanismo de acomodación se da por la contracción del músculo ciliar, por la liberación de la tensión de las zónulas del cristalino, y por el redondeamiento del mismo, provocado este último por la fuerza que ejerce la cápsula sobre él mismo.

El acto de acomodación da lugar a 3 respuestas fisiológicas: la pupila se contrae, los ojos convergen y se produce una respuesta acomodativa.

Muchos son los síntomas y signos que se presentan cuando la acomodación de un individuo es insuficiente o por el contrario excesiva, o simplemente porque no se logra mantener en consideraciones favorables por mucho tiempo.

Algunos de los síntomas  y signos secundarios a trastornos en el sistema de enfoque son:

Visión borrosa, dolor de cabeza, escozor de ojos, problemas de lectura, fatiga y sueño al leer, pérdida de compresión, movimiento del texto al leer, se evita el trabajo en visión próxima, ojos rojos y lagrimeo. Si usted padece algunos de estos síntomas, no dude en acudir a realizarse un examen visual, en el cual se pueda detectar si realmente tiene usted dificultad en la acomodación y así poder

Publicado el Deja un comentario

VISIÓN Y RENDIMIENTO ESCOLAR

Existen varios factores que influyen en un buen rendimiento escolar como son la audición, la atención, la concentración,… Pero de todos ellos, según numerosos estudios, el más importante sin duda es la visión, pues es el medio por el que el niño recibe el 80-90% de la información.

Actualmente, además, con la introducción de las nuevas tecnologías en el sistema educativo, el nivel de exigencia a nuestros ojos es todavía mayor.

Los ojos son los órganos  que reciben estímulos visuales, vemos a través de ellos. Aprendemos y entendemos a través de un proceso sensioro-motor, que constituye la visión.

Los síntomas y signos que deben llamarnos la atención en los niños, son: tendencia a torcer los ojos (estrabismo), movimiento rápido y rítmicos de los ojos, dolor de cabeza que suele presentarse al final del día, o tras un esfuerzo visual, guiños, enrojecimiento ocular, tortícolis, dificultades en la lectura y la compresión….

Muchas veces los niños no dan signos algunos de alarma ni se queja, y son “clasificados” como poco trabajador, poco constante, de fácil distracción y con bajo rendimiento escolar; estos niños deben ser explorados, pues estos problemas, muchas veces esconden alguna afección visual que no les permiten llevar a cabo sus tareas, a pesar del intento por parte de ellos.

Algunos consejos para favorecer un buen estudio son:

  • Es muy importante el uso de una iluminación adecuada en el área de trabajo. Es recomendable un foco de luz sobre el espacio en el que se trabaja, situado en el lado contrario de la mano dominante para evitar sombras. A su vez, es también necesaria, una buena iluminación ambiental.
  • La visión cercana (lecto-escritura) debe ejercitarse a unos 20-40cm.
  • Una buena posición ergonómica facilita y mejora el estudio.

Hay que tener en cuenta que los niños creen que todas las personas que los rodean ven igual que ellos. Si un niño no ve bien, posiblemente no se quejará, ya que no sabe que tiene un problema de visión. Los padres, educadores, son los responsables directos de detectar cualquier anomalía visual que pueda afectar al rendimiento escolar de los pequeños. Es por ello la insistencia en los signos y síntomas de alarma, en realizar revisiones pertinentes para detectar los problemas a tiempo y así poder tratarlos. Ya que una visión defectuosa en la escuela traerá como consecuencia, un mal rendimiento académico y, a medio o largo plazo, un fracaso escolar.

Publicado el Deja un comentario

HIPERMETROPÍA FISIOLÓGICA

La mayoría de los niños son hipermétropes al nacer (hipermetropía fisiológica), debido a que el ojo al nacer no está completamente desarrollado. Poco a poco este defecto se va corrigiendo a medida que se desarrolla el ojo, y suele desaparecer en la adolescencia.

Si llegado al proceso de emetropización(5 años aprox.) el niño sigue presentando hipermetropía, se debe corregir para minimizar el riesgo de ambliopía y reducir la demanda acomodativa; proporcionando al niño una visión en cerca cómoda y nítida que permita un buen desarrollo visuoperceptivo y de las habilidades de lectura.

La hipermetropía fisiológica es la tendencia natural al nacer, y no tiene porque ser un problema. En algunos casos, el niño/a a pesar de ver bien de lejos, necesita hacer un esfuerzo considerable para ver en cerca y sin embargo pasa los controles rutinarios sin problemas.

“La no detección en los controles visuales es un problema  muy importante”, ya que aunque muchos errores refractivos disminuyen durante los primeros años de vida, algunos pueden permanecer estables y otros incluso aumentar por lo que es primordial evaluaciones periódicas para el buen manejo de dichas alteraciones.

Por tanto se debe empezar a revisar a los niños desde pequeños, la primera revisión se debe realizar a los 6 meses, aquellos niños que inicialmente no necesiten corrección deben ser evaluados a los 2 y 3 años de edad, y aproximadamente a los 5 años se debe realizar otra evaluación rutinaria que asegure que el niño/a no presenta errores refractivos significativos que puedan interferir en el proceso de aprendizaje. Ya que cantidades altas de hipermetropía  pueden dar lugar al llamado “ojo vago” y a los estrabismos, de ahí la importancia de hacer controles en los primeros años de vida.

Si en algún momento observa algún signo en los familiares más pequeños, no dude en realizarle un examen visual completo, para así poder coger a tiempo cualquier defecto que pueda aparecer y poder tratarlo lo antes posible.

Publicado el Deja un comentario

10 MANDAMIENTOS PARA EL CUIDADO DE LOS OJOS

Adoptar una serie de hábitos saludables y tomar ciertas medidas de prevención es fundamental para conservar la salud visual. De ahí señalar 10 pautas que todos, mayores y niños, deberíamos seguir para cuidar nuestros ojos y nuestra visión.

1.- REVISIÓN ANUAL: Para detectar lo antes posible cualquier problema ocular y defecto refractivo es aconsejable realizar una revisión cada año. La degeneración macular y el glaucoma, entre otras patologías, tienen mejor pronóstico si son detectadas y tratadas precozmente. Los errores refractivos no corregidos conllevan un esfuerzo visual con dificultad para enfocar, fatiga visual y cefaleas, entre otros síntomas.

2.- ALIMENTACIÓN SANA: Es necesaria para mantener una buena función visual. Las vitaminas A, C y E, minerales como el zinc y el selenio, pigmentos como la luteína y zeaxantina y los ácidos omega 3, son esenciales para la retina y para retrasar el envejecimiento de las estructuras oculares. Estas sustancias se encuentran en las verduras, frutas, pescado azul, mariscos y frutos secos.

3.- VITAMINAS Y SUPLEMENTOS MINERALES: Deben completar la dieta en casos de enfermos o personas mayores que no tengan una alimentación adecuada y en pacientes que presenten patologías oftalmológicas que requieran una mayor ingesta de los mismos.

4.- PRESERVAR LA SUPERFICIE OCULAR: La superficie ocular se mantiene transparente gracias a la lubricación de la película lagrimal. Al parpadear recubrimos el ojo con dicha película lagrimal. Cuando fijamos la vista sea en el ordenador, el televisor o un libro, reducimos la frecuencia y amplitud del parpadeo. Esto causa sequedad ocular con aparición de molestias como enrojecimiento, dolor y lagrimeo por reflejo. Para evitarlas, es aconsejable el uso de lágrimas artificiales tanto en estas ocasiones como en situaciones ambientales adversas (calefacción, aire acondicionado, humo, etc.)

5.- PROTEGER LOS OJOS DEL SOL: La radiación ultravioleta produce alteraciones agudas y crónicas en todas las estructuras del ojo. Es imprescindible protegerlos, incluso en los días nublados, tras unas gafas de sol homologadas con protección garantizada.

6.- NO FROTARSE NUNCA LOS OJOS: Ante una contaminación ocular por algún cuerpo extraño o por alguna sustancia química es aconsejable el lavado inmediato con agua o suero fisiológico, nunca frotarse los ojos.

7.- PREVENIR TRAUMATISMOS: Practicar deporte con las gafas adecuadas. Esto no solo protegerá los globos oculares de la radiación solar sino también de posibles traumatismos y del daño causado por factores ambientales como el viento, el polvo y la arena.

8.- TRABAJAR CON BUENA ILUMINACIÓN: Una iluminación adecuada es imprescindible para reducir la fatiga visual. Para leer debemos situar la fuente de luz detrás nuestro y enfocada en el libro. Al trabajar con el ordenador o mirar la televisión hay que evitar que se produzcan reflejos de luz sobre la pantalla.

9.- RELAJAR LAS ESTRUCTURAS OCULARES: Las estructuras oculares son responsable de realizar el esfuerzo necesario para enfocar a las distintas distancias. El relajar dichas estructuras periódicamente reduce el estrés visual de una tarea mantenida largo tiempo. Para ello recomendamos retirar la vista del objeto enfocado (pantalla, libro) cada 15-20 minutos, durante unos 10-15 segundos.

10.- EDUCAR A LOS NIÑOS: Educar a los niños y concienciar a la sociedad sobre las medidas necesarias para cuidar los ojos, esos órganos que nos permiten descubrir y gozar de las maravillas que nos rodean, es asegurar una buena salud visual para el futuro y prevenir numerosas enfermedades oftalmológicas que de seguir estos mandamientos podrían evitarse.

Publicado el Deja un comentario

HEMORRAGIA VÍTREA

Se define como una hemorragia en la cavidad vítrea normal que suele provenir de una ruptura de los vasos sanguíneos de la retina o de nuevos vasos que se forman tras condiciones que producen hipoxia o falta de oxígeno como diabetes. Estas hemorragias se producen cuando la sangre atraviesa la membrana interna que separa la retina de la cavidad vítrea, generalmente causada por la tracción que produce el desprendimiento del vítreo. La hemorragia conduce a pérdida de la visión por opacidad vítrea. Dicha hemorragia vítrea puede ser intravitrea (es decir, en la propia sustancia del vitreo) o retrovitrea cuando se produce en el espacio entre el vítreo y la superficie de la retina.

La causa de la hemorragia vítrea no puede ser vítrea porque el vítreo no tiene vasos sanguíneos. Por tanto, la hemorragia suele provenir del ámbito retiniano y por consiguiente hay que sospechar de condiciones que puedan dañar los vasos de la retina como retinopatía diabética, desprendimiento de vítreo que arrastra la retina y la rasga, traumatismo, o por un tumor.

El síntoma más importante es una bajada visual unilateral, súbita y no dolorosa. También puede ir acompañado de fotopsias y miodesopsias (visualización de luces o manchas, puntos o filamentos suspendidos en el campo visual).

En cuanto al tratamiento, el manejo de elección depende de la causa de la hemorragia y de otros muchos factores como edad del paciente, duración de la enfermedad, agudeza visual, presión intraocular, cantidad de sangrado, estado de la retina, presencia o ausencia de neovasos en iris, tratamiento de láser, estado del cristalino y ausencia o presencia de desprendimiento de vítreo posterior. El tratamiento conservador, indica reposo, con la cabeza elevada durante los primeros días y esperar a que aclare el sangrado para permitir una mejor visualización de la retina. Y la otra opción de tratamiento es quirúrgica que consiste en eliminar la opacidad

Publicado el Deja un comentario

¿QUÉ COMER PARA TENER UNA MIRADA PERFECTA?

Sabías que más del 70% de las enfermedades se pueden prevenir a través de una alimentación equilibrada y la actividad física?

Problemas visuales, como la cataratas o la degeneración macular, muy frecuentes, pueden acelerarse por no vigilar el sobrepeso, el colesterol y la hipertensión arterial. La explicación es sencilla: los vasos sanguíneos de los ojos son muy pequeños y todas las alteraciones continuadas en el sistema cardiovascular pueden dañarlos y perjudicar la visión a largo plazo. La dieta es, por tanto, fundamental para preservar la salud ocular.

La VITAMINA A es una de las vitaminas indispensables para la salud visual, ya que aseguran un buen funcionamiento y mantenimiento de la visión. De hecho, la vitamina A es también conocida como retinol, ya que produce los pigmentos de la retina del ojo. Una carencia en esta vitamina puede producir síntomas como: problemas en la visión nocturna, sequedad de la conjuntiva, inflamación de los párpados y ciertas ulceraciones de la córnea. Se encuentra en la zanahoria, las espinacas, el tomate, la yema de huevo, el hígado, las verduras y los lácteos.

La VITAMINA E es un potente antioxidante que ayuda a retrasar los efectos del envejecimiento ocular. Su combinación con la vitamina C, A y Luteína puede disminuir el riesgo de cataratas y degeneraciones. Se encuentra en la manzana, el aguacate, la ciruela, el melón, el plátano, el tomate, y los espárragos.

La VITAMINA C muy efectiva para reducir el riesgo de cataratas. Excelente antioxidante. La falta de vitamina C puede incidir en la aparición de degeneración macular asociada a la edad. Se encuentra en frutas (sobretodo cítricos), tomates, melón, verduras de hojas verdes, col cruda…

LUTEÍNA funciona como un filtro solar natural ubicado en el fondo del ojo. Por eso, protege la vista de los efectos dañinos del sol y previene la pérdida visual que suele producirse naturalmente con el paso del tiempo. El ojo tiene una zona denominada mácula y es allí donde actúa la luteína; es el punto donde más agudeza visual tenemos, por lo tanto, la luteína es fundamental para una adecuada salud visual. Se encuentra en espinacas, calabaza, tomate, pimiento, brócoli, maíz, verduras de hojas verdes crudas.

RIBOFLAVINA B2 contribuye a la asimilación de azúcares y yodo. Su falta en el organismo puede crear alteraciones importantes como fotofobia (molestia ocular en presencia de luz brillante). Conserva el estado de las superficies húmedas del cuerpo, como los ojos y alivia la fatiga visual. Se encuentran en verduras, leche, levadura de la cerveza, harina integral.

Por tanto, una buena alimentación contribuye a prolongar una óptima salud visual y así, evitar futuros problemas. No debemos olvidar que las dietas ricas en grasas saturadas, azúcares y proteínas se relacionan con el envejecimiento ocular prematuro.

Publicado el Deja un comentario

GLAUCOMA

Glaucoma es el nombre que se da a un grupo de enfermedades del ojo que dañan al nervio óptico y que pueden producir pérdidas de visión e incluso ceguera.

El interior de la cámara anterior del globo ocular está lleno de un líquido, que está constantemente renovándose, cuando se dificulta su salida, aumenta la presión dentro del globo ocular. Este aumento de la presión intraocular puede dañar el nervio óptico y producir pérdida de visión y ceguera. El glaucoma puede afectar a un ojo o a ambos, es más frecuente en personas con antecedentes familiares,  y aumenta el riesgo con la edad.

Existen varios tipos de glaucomas, glaucoma de ángulo abierto que es el más común; glaucoma de ángulo cerrado este es un caso de urgencia médica ya que se produce una subida repentina y muy alta de la tensión del ojo; glaucoma secundario por ejemplo por un medicamento, un golpe,..; glaucoma de tensión baja o normal en el que aunque los niveles de presión intraocular entren en el rango de la normalidad, es un valor muy alto para esa persona; glaucoma congénito que aparece en niños.

En cuanto a los síntomas, el glaucoma produce una pérdida progresiva del campo visual periférico que no influye en la visión central hasta las fases finales, por lo que los pacientes no suelen darse cuenta hasta que la enfermedad está bastante avanzada. Como el paciente puede no presentar ningún síntoma que le haga sospechar de glaucoma; es muy importante hacerse revisiones periódicas con control de la presión ocular, valoración de la función visual y evaluación del nervio óptico.

La organización mundial de la salud (OMS), nos recomienda una serie de consejos para prevenir el glaucoma como:

-Que en los exámenes oculares de rutina en niños, adolescentes y adultos se incluya la toma de tensión ocular.

– Revisiones periódicas a partir de los 40 años, pero si hay factores de riesgo o antecedentes familiares comenzar a realizar estos controles antes de los 35 años.

– Evitar el tabaco, procurar una dieta adecuada, evitar la contaminación que pueden agravar o desencadenar incluso el problema.

Publicado el Deja un comentario

ECLIPSE

Entre los fenómenos naturales, los eclipses siempre han gozado de una gran popularidad entre la población. Entre las causas de dicha fascinación encontramos el oscurecimiento durante el día, la belleza en todo momento del fenómeno, y sobre todo, la escasa frecuencia con que se producen.

Lo más importante es recordar en todo momento que observar directamente un eclipse es tan perjudicial como mirar sin protección ocular al sol.

Durante la observación del eclipse, al haber menor luz ambiental, la pupila no se contrae y penetra más cantidad de luz, y como no molesta la mirada directa al sol, los ojos son capaces de permanecer tiempo mirando sin percatarnos de la cantidad de rayos que penetran produciéndose lesiones fotoquímicas. La luz del sol provoca daños en la retina aunque no se sientan molestias al mirar al sol.

Por ello existen varias recomendaciones para poder observar un eclipse sin riesgo, básicamente son:

  • Nunca debe observarse el sol directamente, ni con aparatos ni con instrumentos como telescopios o prismáticos, ni con filtros no homologados, ni con gafas de sol, ni a simple vista.
  • No utilizar filtros caseros no homologados como radiografías, negativos; ya que, o bien, no filtran todas las radiaciones en el factor requerido para no resultar perjudiciales, o bien, no filtran todo el intervalo de longitudes de onda al que fisiológicamente responde el ojo humano.
  • No observar nunca la imagen del sol reflejada en un espejo ni en el agua.
  • Se recomienda el uso de filtros homologados y conocidos como gafas de eclipse.

Aún a pesar del uso de dichas gafas de eclipse, la observación del eclipse ha de producirse durante periodos de tiempo inferiores a un minuto con intervalos de descanso de medio minuto.

No deje de presenciar este fenómeno tan espectacular pero hágalo con las precauciones necesarias para no sufrir daño alguno.

Publicado el Deja un comentario

VUELTA AL COLE

Comienza un nuevo curso escolar, momento idóneo para revisar a fondo la salud visual de nuestros más pequeños, ya que su correcto desarrollo escolar depende directamente de un funcionamiento óptimo del sistema visual.

Muchas veces se tachan a los niños de malos estudiantes cuando lo que hay es un problema visual. Una buena exploración visual garantizará un buen rendimiento del niño durante el año escolar.

En los niños pequeños, entre el año y los dos años es conveniente que el especialista realice un examen ocular completo que permita detectar anomalías oculares, posibles defectos de refracción, así como descartar la presencia de estrabismo.

A partir de esta edad, es conveniente realizar controles anuales hasta los siete u ocho años, edad a la que finaliza el aprendizaje visual. La infancia es un momento clave para detectar cualquier problema de visión, la detección precoz permitirá realizar un tratamiento más eficaz y por tanto un mejor pronóstico para el futuro.

Existen varios síntomas que pueden avisar de que realmente un niño tiene problemas de visión, como son dificultades para ver la pizarra o la televisión, problemas de concentración, dolores recurrentes de cabeza, visión doble, dolor ocular, fatiga visual, situaciones y posturas forzadas para leer o escribir, ojos rojos, frotarse frecuentemente los ojos, parpadeos continuos, torcer el ojo y fotofobia entre otros.

Además, las exigencias visuales de la última década y el aumento del uso de dispositivos móviles (tablets, consolas y ordenadores,..) están multiplicando las afecciones visuales.

Por tanto, si usted tiene niños pequeños en edad escolar no dude en acudir a su especialista y realizarle un examen visual completo, una detección precoz de alguna afección si existe, puede ser crucial para el éxito del próximo curso.