Publicado el Deja un comentario

EDEMA MACULAR

La zona central de la retina, denominada mácula, es la que concentra mayor densidad de células sensibles (conos), por este motivo esta considerada como una de las partes más nobles del globo ocular. La integridad de la mácula permite disfrutar de una visión central nítida, distinguir los detalles, leer y reconocer, por ejemplo, la cara de las personas.

El edema macular consiste en un acumulo anómalo de líquido que da lugar a una expansión y engrosamiento del espacio intra y extracelular de la mácula por una alteración en la permeabilidad de los capilares que irrigan.

Puede ocurrir en la evolución de diversas enfermedades oculares de tipo vascular (retinopatía diabética, la más frecuente, trombosis venosa, etc), en procesos inflamatorios (uveítis anterior o posterior, vasculitis), en el postoperatorio de una cirugía ocular, en la degeneración macular asociada a la edad e incluso en relación al uso de determinados colirios de uso tópico para el tratamiento del glaucoma.

Suele manifestar síntomas de visión central borrosa, indolora y habitualmente de progresión lenta, aunque en alguna ocasión la enfermedad debuta rápidamente (por ejemplo en las trombosis venosas de la retina) y puede aparecer la percepción distorsionada de la imagen.

El tratamiento efectivo del edema macular debe basarse en el reconocimiento de los factores patogénicos que lo provocan. Las opciones son múltiples e incluyen tratamientos médicos diversos (inyecciones intraoculares y perioculares), fotocoagulación con láser y cirugía vitreo-retina, individualizando la mejor opción para cada caso.

Estos casos suelen tener buen pronóstico con un tratamiento médico simple, pero es fundamental un buen control de los factores predisponentes, como la diabetes mellitus o la hipertensión arterial entre otros.

El pronostico es muy variable en cada situación, y conviene en todo los casos consultar con el especialista para realizar un diagnóstico preciso y el tratamiento más conveniente.

Compartir en Redes Sociales
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *