Edema Macular

EDEMA MACULAR

El edema macular es el hinchazón o engrosamiento de la mácula del ojo, la parte de la retina responsable de la visión central y detallada.
La mácula es un área muy pequeña en el centro de la retina. Los rayos de luz se enfocan en la retina, donde son transmitidos al cerebro e interpretados como las imágenes que se ven. La mácula es el área responsable para la visión de los detalles, permitiéndonos leer, coser o reconocer una cara.
El edema macular sucede cuando los vasos sanguíneos en la retina tienen escapes de fluido, que puede ser debido a un proceso inflamatorio o por alteraciones en los propios vasos. Dicho edema produce pérdida de visión que puede ser leve o severa, pero en muchos casos, la visión periférica se mantiene.
El edema macular es la forma más común de pérdida de visión en personas con diabetes, especialmente si no es tratada.
Hay muchas causas que conllevan a un edema macular. Con frecuencia, es asociado a diabetes, la cuál hace que los vasos sanguíneos averiados en la retina pierdan líquido, incluyendo pequeñas cantidades de sangre. Condiciones como hipertensión arterial producen también cambios en los vasos sanguíneos de la retina provocando escapes o fuga que conducen al edema macular.
Una cirugía de ojo, incluyendo la cirugía de cataratas, puede aumentar el riesgo de desarrollar edema macular debido a una posible inflamación de la mácula secundaria al traumatismo que provoca cualquier cirugía intraocular.  
Otras causas de edema macular incluyen: degeneración macular asociada a la edad, uveítis, obstrucción en las venas pequeñas de la retina, lesiones en el ojo, efectos secundarios de ciertos medicamentos, algunos tumores del ojo, ciertos trastornos genéticos, como una forma de distrofia macular.
El edema macular es a menudo indoloro y puede mostrar pocos síntomas cuando se desarrolla. Cuando lo síntomas ocurren, son una señal de que los vasos sanguíneos en el ojo pueden tener fugas.
El tratamiento con láser focal se utiliza a menudo para reducir la extravasación cerca  de la mácula. Durante esta cirugía con láser, el oftalmólogo aplica muchos pulsos diminutos en la zona alrededor de la mácula con escapes de fluido. El objetivo principal del tratamiento es la estabilización de la visión sellando los escapes de fluido de los vasos sanguíneos que interfieren en el buen funcionamiento de la mácula.
La terapia con inyecciones de medicamentos también se utiliza para tratar el edema macular. Los esteroides y los agentes contra el factor de crecimiento endotelial (anti-VEFG), han mostrado una prometedora respuesta en la reducción del edema macular diabético y de otras causas.
La resolución de un edema macular puede tomar varios meses. Durante este tiempo, es importante seguir las pautas de tratamiento que su especialista recomiende para que el tratamiento sea efectivo. Por tanto, si usted tiene síntomas de edema macular, consulte con su especialista de confianza de inmediatos, si no es tratado, un edema macular puede causar pérdidas de la visión e incluso ceguera.

Artículos relacionados

Tabaquismo y Salud Visual

En nuestro país fallecen 60.000 personas al año como consecuencia de enfermedades provocadas por el tabaco. Está más que demostrado que las sustancias que contiene

Control de Miopía

La miopía se está convirtiendo en una epidemia a nivel mundial. Tanto es así que se calcula que más del 50% de la población global