Queratocono

QUERATOCONO

Es una enfermedad no inflamatoria, degenerativa, con importante componente genético, que se manifiesta como una córnea en forma cónica con progresión variable, la córnea adopta una forma cónica irregular debido a la alteración interna del tejido corneal que se manifiesta en el adelgazamiento de la estructura corneal en su zona central o paracentral.
La córnea es la lente más potente que enfoca las imágenes en el ojo, pero al adelgazarse y deformarse, afecta la visión. El queratocono se puede desarrollar en uno o ambos ojos, casi siempre es bilateral y al ser bilateral, aunque sea asimétrica, puede llevar a algún grado importante de pérdida de visión.
La causa no se conoce, pero sí se sabe que tiene una importante influencia genética con un 10 o 15% de los pacientes con antecedentes familiares. Se ha asociado también a alergias y a frote excesivo de los ojos.
Aparece normalmente en la pubertad, pero también se puede manifestar hasta los 30 o 40 años.
En cuanto a los síntomas, en los primeros estadios de la enfermedad, la visión puede verse afectada ligeramente por algún defecto refractivo que provoca deslumbramiento, sensibilidad a la luz e irritación.
La visión borrosa, la existencia de visión doble o de halos, el dolor, la fotofobia o la pérdida de brillo y transparencia de la córnea son, entre otros, algunos síntomas que obligan a sospechar de la existencia de una patología corneal.
El paciente con queratocono suele tener una visión distorsionada de las imágenes, que puede afectar a un ojo o a los dos debido al desarrollo asimétrico de la enfermedad. Cuanto más avanzada esté la ectasia o degeneración de la córnea, más posibilidad habrá de que ésta afecte a los dos ojos. Con el paso del tiempo, la córnea irá perdiendo grosor y se deformará poco a poco provocando astigmatismo cada vez más elevados e irregulares que, raramente, podrán ser corregidos con gafas.
La velocidad de empeoramiento varía con cada paciente. Es posible desde una progresión rápida en la adolescencia temprana hasta un desarrollo más lento de la enfermedad sin que se manifiesten síntomas hasta edades avanzadas.
En primer lugar, el tratamiento es el uso de gafas para corregir la miopía y/o astigmatismo consecuente, pero cuando el astigmatismo es severo y la córnea se hace muy irregular e imposible de corregir con anteojos se deberá usar lentes de contacto. Entre los tratamientos que se pueden añadir al uso de lentes de contacto se encuentran: la técnica de Cross-linking  cuyo objetivo es endurecer la córnea y detener su progresión, y el uso de anillos intracórneales para regularizar y disminuir su deformación para así  minimizar su trastorno óptico. Por último, cuando ya se encuentra en estados muy avanzados en algunas ocasiones es necesario realizar transplantes de córnea.
En la actualidad disponemos de una mayor variedad de lentes de contacto especiales para queratoconos que nos ayudan a conseguir mejorar drásticamente la visión y el confort del paciente sin afectar a la fisiología de la córnea.

Artículos relacionados

¿Por qué Duelen los Ojos?

Tendemos a pensar que cuanto mayor es el dolor, más grave es el problema ocular. Pero esto no suele ser así. De hecho, uno de

Como Elegir Bien tus Gafas de Sol

Ahora que se acerca el verano y que pasamos más tiempo al aire libre, tenemos que ser más conscientes de la importancia de utilizar gafas