Publicado el Deja un comentario

LOS OJOS Y LAS PISCINAS

Nadar no es un deporte solo de verano, de hecho, en los meses de invierno las piscinas de los polideportivos se llenan de niños, jóvenes y mayores dispuestos a practicar uno de los deportes más beneficiosos que se pueden realizar. Debido a que los ejercicios que se ejecutan en el agua pueden adaptarse a las características de cada persona, y que las instalaciones deportivas están diseñadas para que el agua esté en perfectas condiciones, la natación es uno de los deportes más practicados en esta época del año.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta que los ojos pueden resentirse de la exposición al agua tratada con productos irritantes. Para evitar que los ojos sufran y surjan molestias, debemos tener en cuenta una serie de medidas de prevención.

Nosotros mismos podemos evitar que nuestros ojos, y los de nuestros compañeros se expongan a sustancias tóxicas e irritantes. Es tan sencillo como ducharse antes de entrar en el agua para eliminar de nuestra piel cosméticos, alcohol (de las colonias), suciedad, etc., que se disuelven en el agua de las piscinas y con los que entramos en contacto directo. En este sentido, también es importante, y normalmente obligatorio, usar gorro de baño para evitar que los agentes que se quedan en el cabello, y el propio pelo, no se queden en el agua.

Usar siempre gafas de natación, además de ayudarnos a nadar más cómodo, las gafas de natación evitan que el agua con cloro entre en contacto con nuestros ojos. Debemos elegir un modelo que se adapte bien a nuestra cara, sin que ejerza demasiada presión. Para quienes tienen un defecto refractivo que les incomoda la práctica deportiva, pueden optar por una gafa de natación graduada.

Aunque el cloro y demás productos que se echan en el agua combaten los agentes patógenos, algunos pueden sobrevivir a sus efectos, por lo que una vez que salgamos de la piscina, debemos volver a ducharnos.

También se puede favorecer el bienestar ocular con la aplicación de gotas de suero fisiológico o lágrima artificial; que si además se mantiene en frío, aportarán un efecto descongestivo.

Compartir en Redes Sociales
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *